Empresas

El espíritu emprendedor

Lavin Jane D'Souza, una cliente de Monese para empresas habla de meterse en la mentalidad de un emprendedor internacional.

por Sophie en 17 mayo 2019
El espíritu emprendedor

Lanzamos las cuentas para empresas en octubre de 2018, y estamos acogiendo rápidamente a una buena cantidad de pequeñas empresas registradas en el Reino Unido. Ofreciendo apertura de cuenta en dos días, pagos nacionales gratuitos, transferencias internacionales de bajo coste, una cuenta personal y una tarjeta de débito Contactless gratuita, la cuenta para empresas de Monese es perfecta para los nuevos y veteranos emprendedores que buscan una experiencia digital de primera clase.

En una nueva y emocionante sección del blog, hemos hecho las preguntas más difíciles a nuestros clientes con empresas. ¿Qué significa comenzar tu propio negocio? ¿Cuáles son algunos de los desafíos más difíciles que has tenido que enfrentar? ¿Cómo puede la banca empresarial ayudar u obstaculizar tu crecimiento? Tenemos diferentes tipos de empresa que utilizan nuestras cuentas, y no podemos esperar a aprender de sus éxitos y fracasos a la hora de establecer tu propio negocio.

Lavin Jane D'Souza, Directora de Marily London, fue la primera en ser entrevistada. Marily London es una nueva consultoría de gestión, habiéndose establecido en diciembre de 2018. Se centra en ayudar a las pequeñas empresas con sus procesos de recursos humanos y con técnicas de gestión, ofreciendo entrenamiento y talleres a los empleados en puestos de liderazgo. Dada su línea de trabajo y su papel como Directora de la compañía, Lavin tuvo un montón de información para ofrecer en cómo las pequeñas empresas pueden tener éxito en un mercado competitivo.

Mis pasos comenzaron hace años. Tuve que cambiar mi forma de pensar del mundo corporativo para poder ser autónoma. No fue fácil el aprender a funcionar por mi cuenta.

En el pasado, y antes de mudarse para establecer el negocio en el Reino Unido, Lavin trabajó como consultora para Marily en los Emiratos Árabes Unidos. Sin embargo, su transición de consultora a empresaria fue un proceso largo: "mis pasos comenzaron hace años. Tuve que cambiar mi forma de pensar del mundo corporativo para poder ser autónoma. No fue fácil el aprender a funcionar por mi cuenta". Su proceso fue incremental: "asistía a talleres adicionales, conferencias y exposiciones en diferentes mercados. Estaba expandiendo mis horizontes, entendiendo cómo funcionaban estas industrias y hablando con la gente sobre cómo empezaron sus negocios".

Las empresas te prefieren si has tratado con negocios del Reino Unido, no internacional. Quieren una prueba social.

La gente es la clave para Lavin, tanto en términos para su propio desarrollo, como en la gestión de su empresa. Ella habló sobre el poder de la interconexión y cómo la confianza, especialmente para las empresas extranjeras, puede ser una de las mayores barreras: "las empresas te prefieren si has tratado con negocios del Reino Unido, no internacional. Quieren una prueba social". Ella supera esto adoptando un enfoque personal: "las empresas se basan en las relaciones. Todo el mundo es humano al final del día. Si se acercan a ellos de una manera amistosa, la gente se abre".

A pesar de que sigue enfrentando desafíos como cualquier extranjero empezando un negocio, Lavin fue rápida en alabar las virtudes del Reino Unido como un centro para empresas: "el Reino Unido es un centro de negocios, y es un lugar realmente dinámico. Muchas empresas se están formando cada día". Al profundizar en los detalles del proceso, comentó: "es fácil empezar un negocio, todo el proceso en el Reino Unido es muy ágil y está libre de burocracia".

A menos que tengas un recibo de impuestos, agua o electricidad, no puedes abrir una cuenta bancaria. No tenía historial crediticio. De hecho, con ambas cosas (en lo personal y en los negocios), Monese me ayudó.

El acceso a las finanzas como extranjero sigue siendo un desafío para los clientes como Lavin. Cuando se le preguntó acerca de los desafíos que ha enfrentado hasta ahora, la banca fue el primero en llegar: "a menos que tengas un recibo de impuestos, agua o electricidad, no puedes abrir una cuenta bancaria. No tenía historial crediticio. De hecho, con ambas cosas (en lo personal y en los negocios), Monese me ayudó". Como un reflejo de los problemas a los que se enfrenta un gran número de nuestros clientes, Lavin expresó lo delicado del dilema de tener una cuenta bancaria: "de no tener una cuenta bancaria a tener una, la historia es completamente diferente", refiriéndose a su incapacidad para acceder a crédito o a otros servicios esenciales sin una cuenta corriente.

Los clientes de Monese para empresas se enfrentan a desafíos difíciles todos los días, especialmente si son extranjeros con empresas transfronterizas. Lo que Lavin dejó claro es la importancia de estar en la mentalidad adecuada para enfrentar los desafíos de abrir un nuevo negocio en un nuevo país. Su optimismo y su voluntad de aprender es algo que parece impulsar el éxito de Lavin. Como propios emprendedores, aquí en Monese nos encanta aprender de personas que atraviesan las mismas dificultades, y nos alegramos de poder derribar algunas de las barreras para su éxito. Será interesante ver cómo las clientas como Lavin transforman sus empresas en compañias escalables.

Regístrate ahora


Sophie Product Marketing Manager
Share this article